Mobile World Congress 2017

148784

A partir de este domingo y durante una semana el corazón de la tecnología late en una sola ubicación: el recinto ferial de Barcelona. Arranca el Mobile World Congress 2017, una feria dedicada al mundo de la telefonía móvil que, en plena era del smartphone, puede considerarse sin duda como el evento tecnológico más importante del año.

Se espera que más de 100.000 visitantes y 2.200 compañías diferentes acudan a la cita, un evento que este año puede resumirse con tres “erres”.

La primera es la de redención. Samsung, el mayor fabricante de telefonía móvil de 2016, llega a la feria tocada por el fiasco del Galaxy Note 7 y el reciente arresto de Jay Y. Lee, vicepresidente y heredero de la empresa. La compañía ha perdido la primera posición entre los fabricantes de teléfonos en el último trimestre y su imagen de marca ha sufrido un daño considerable.

Samsung celebrará un evento el día 26 de febrero en el que se espera que presente una nueva tableta, la Galaxy Tab S3, con pantalla de 9,6 pulgadas, una funda con teclado y soporte para el puntero digital S-pen. La compañía se reservará el lanzamiento de su terminal estrella en 2017, el Galaxy S8, para un evento posterior que, según rumores, podría tener lugar a finales de marzo.

La segunda erre es la de resurrección. Esta feria servirá para poner de nuevo en el escenario a la marca finlandesa Nokia, ahora propiedad del consorcio chino-finlandés HMD. La empresa ha lanzado con éxito su primer smartphone con sistema operativo Android, el Nokia 6, en China pero se espera que durante la feria de Barcelona presente nuevos modelos de teléfono y tabletas que estarán disponibles en Europa y EE.UU. a lo largo del año.

Nokia podría traer de vuelta también uno de sus terminales más icónicos, el prácticamente indestructible Nokia 3310, que volvería reconvertido en un smartphone ultraresistente. El modelo original, presentado en el año 2000, logró vender más de 120 millones de unidades.

La tercera y más importante de las erres es la de reinvención. Los fabricantes de telefonía tendrán que hacer frente este año a un entorno que ha cambiado de forma significativa.

Las ventas de smartphone crecieron en 2016 un 5%, según la consultora Gartner. En total se vendieron 1.500 millones de teléfonos inteligentes en todo el mundo. Es una cifra alta, sin duda, pero muestra un mercado que está madurando, en el que los ciclos de renovación de los teléfonos se han alargado y los márgenes de beneficio son muy reducidos. Sólo Apple -que, como de costumbre, no estará presente en la feria- y Samsung pueden presumir de tener un negocio sólido en el sector.

Ambas, sin embargo, han empezado a sufrir una erosión en su cuota de mercado por el avance imparable de Huawei, el tercer mayor fabricante de telefonía. La compañía china tiene un fuerte dominio de la gama media, se ha expandido a áreas de rápido crecimiento, como India, y ofrece teléfonos de altas prestaciones a precios a menudo mucho más reducidos que el de sus rivales.

Esta semana se espera que la empresa presente en Barcelona el P10, el sucesor de su exitoso P9, un teléfono de gama alta con doble cámara trasera que presumía de colaboración con la firma Leica.

Sony será otra de las compañías que aprovechará la feria para renovar su catálogo. La compañía se ha reservado la mañana del lunes 27 para los nuevos anuncios, que podrían incluir un sucesor de su actual terminal estrella, el Xperia XZ. La compañía japonesa ha conseguido que su división de móviles se mantenga en positivo a pesar de rebajar el número de terminales vendidos, centrándose en la gama media alta del mercado.

Sin Samsung de por medio, LG podría desembarcar en Barcelona con el teléfono más ambicioso de la cita de este año, el LG G6. Se espera que la empresa coreana presente un móvil con marcos muy delgados en el que prácticamente toda la superficie frontal del teléfono sería pantalla y que volvería a apostar por una cámara trasera doble. El teléfono, sin embargo, abandonará los módulos de expansión que LG trató de popularizar en el modelo G5 el pasado año, pero que recibieron una respuesta más bien fría.

Más Información http://www.elmundo.es/tecnologia/2017/02/23/58aeab68ca47415e3a8b45f6.html